miércoles, 25 de enero de 2017

Sabías que hay una planta que la llaman: LENGUA DE VACA O SUEGRA..aquí te la presentamos


La Sansevieria trifasciata o mejor conocida como lengua de vaca, lengua de suegra, planta de la serpiente o espada de San Jorge, es una planta fuerte y casi indestructible. Sus orígenes andan entre Asia y África. Aunque hoy en día es muy común verla en zonas de climas tropicales y de subtrópico como el Caribe, México y Sur América.

Aparte de sus típicos usos ornamentales, esta planta sirve para purificar el aire que respiramos. Además, produce buena fibra para confeccionar hamacas, canastas y mallas para la pesca. Esta es otra de las razones por lo cual ha proliferado lejos de sus continentes de origen.

Según he escuchado por años, la planta comúnmente conocida como lengua de vaca o lengua de suegra, se utilizaba para atraer buena suerte al hogar y espantar los malos espíritus. La clave estaba en colocar una maceta rellenita de estas plantas en el frente de la casa. Lo más cerca posible a la puerta de entrada.
Su forma espigada junto a su aspecto escultural y
 minimalista, la han puesto nuevamente de moda. Esta es una planta que va con todo. Pero sobre todo con los nuevos estilos, tanto en decoración como en la creación paisajista para casas y edificios.

Cuidados básicos

Como ya mencioné, los climas tropicales le van como anillo al dedo a esta planta. Sin embargo es bueno saber que ella se adapta a otros tipos de clima, tanto en interiores como en exteriores. Para interiores, mientras le llegue algo de luz solar y el clima se mantenga en buenos términos (medios), tu lengua de vaca seguirá dando de qué hablar por largo rato.

Esta es una planta que no requiere grandes cantidades de sol. Aunque la luz fuerte siempre es recomendada para que mantenga su mejor apariencia. Cuando esta planta recibe luz de forma constante y pareja, se mantiene erguida como un soldado. Pero cuando recibe muy poca luz o de un solo lado, esta tiende a recostarse hacia el lado por donde entra el sol.


En exteriores, esta planta puede vivir en cualquier lugar del jardín sin hacer muchas exigencias. Pero si la quieres ver en su máximo esplendor, como con cualquier otra planta tropical, procura darle algunos cuidados, siempre en términos medios. Como dice el refrán: “Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre”.

Agua y terreno

La lengua de vaca crece bien en casi cualquier terreno. Pero como sus raíces se mantienen cerca de la superficie, es bueno proveerles un sustrato que tenga una consistencia firme. De forma que ella tenga de donde agarrarse y poder crecer verticalmente manteniendo buen balance.

Por otro lado es imprescindible que el terreno tenga excelente drenaje y no se encharque. El exceso de agua puede pudrirsele las raíces muy fácilmente.

Aunque esta planta tolera grandes periodos de sequía, no por esto hay que mantenerlas como si vivieran en medio del desierto. Con que la riegues una vez por semana ella estará muy contenta. Si la tienes en interiores, asegúrate de que el sustrato esté completamente seco antes de regarla de nuevo.

Propagación

Parecido a las malas hierbas o a la planta del bambú, la lengua de vaca se esparce hacia los lados a través de sus rizomas. Por esta razón es bueno que crezcan en lugares donde se pueda mantener controlada, ya sea en tiesto o en áreas de terreno bien definidas. De otra forma ella seguirá creciendo hacia los lados quedándose con todo el espacio que encuentre disponible.

Una ventaja que tiene esta forma de multiplicarse, es que el que las cultiva puede propagarla con tan sólo cortar y separar estos nuevos crecimientos. Para luego resembrarlos en tiestos u otros lugares del jardín.


Fuente: http://plantasderegalocolombia.blogspot.com/



banner
Anterior
Proxima