viernes, 20 de enero de 2017

Descubre las propiedades digestivas del cilantro

Para males de estómago, tales como inapetencia, indigestión, cólicos, gases, es muy recomendable el uso del cilantro. Sus propiedades antiespasmódicas lo convierten, sobre todo, en el aliado ideal de niños pequeños que presenten diarreas. Pero también los adultos encuentran los beneficios de la planta.
Posee funciones aperitivas, por lo que resulta muy utilizado para incrementar el apetito en personas con bajo peso o desnutridas. También con él, paradójicamente, se les da tratamiento a los casos de estreñimiento, digestiones dolorosas y otros trastornos asociados al aparato estomacal. Sus frutos son extraordinarios, ya que contienen un aceite esencial rico en linalol, principio activo desde donde se derivan sus propiedades de hierba eupéptica (facilitadora de la digestión), y Carminativa (eliminadora de gases).
El cilantro se ha usado además, desde tiempos remotos, para rebasar enfermedades como gastritis, insuficiencia pancreática, flatulencia. Igualmente, la planta resulta tonificante para las convalecencias de enfermedades infecciosas del estómago.
Es un condimento que no debe faltar en cada cocina para el bien de nuestra salud. Diversos platos pueden sazonarse con unas hojitas de cilantro, y además de dar un olor y sabor exquisitos, alimenta y lucha contra enfermedades, pues el cilantro además depura el organismo.
Puede ser usado para hacer curry, vinagreta para verduras, salsas marinadas. También se le asocia con la pastelería, sobre todo por sus semillas, que tienden a oler a sándalo, naranja o cedro. En el caso de las raíces, debido a su sabor fuerte, sirven para realzar los guisos, carnes y pescados.
En combinaciones con otras plantas se le da muy bien la relación con la menta, la albahaca, el ajo, el perejil y el limón, todas también aliadas de la salud, y estimulantes del apetito. Solo que para que el cilantro no pierda ni su sabor ni sus propiedades debe añadirse en el último segundo de la cocción.
Para mejores digestiones se puede beber después de cada comida principal una infusión de 30 gramos del fruto del cilantro (que en muchos países, sobre todo sudamericanos, se conoce como culantro) en un litro de agua. Así la comida más pesada que exista se procesará de la manera más ágil posible.
Lo bueno de comer cilantro es que además estaremos ingiriendo una fuente activa de vitaminas y minerales, tales como la A, la K, la C, la E y la B, el potasio, el calcio, el magnesio y el fósforo, respectivamente. Sin dudas, una buena opción para nuestro estómago y para el organismo de manera general.

Fuente: http://www.plantasmedicinales10.com/

banner
Anterior
Proxima