jueves, 8 de diciembre de 2016

Bambú de la suerte: Cultivar Lucky bambú

BAMBÚ 

El bambú de la suerte es una planta de interior fácil de cuidar que crece sin problema con poca luz natural e indirecta. Esta planta, que en realidad no es un bambú, sino un tipo de lirio acuático tropical llamado dracaena sanderiana, es originaria de África y, según se dice, trae suerte y buena fortuna a los habitantes del espacio en el que crezca. Siguiendo unos cuantos consejos, tu bambú de la suerte crecerá estupendamente y se mantendrá sano, inundando la casa de buena suerte.


El bambú de la suerte también se conoce como dracaena sanderiana, planta que no puede faltar en un hogar, puesto que el Feng Shui considera al bambú como una planta que trae buena suerte, ya que facilita el tránsito del flujo de la energía positiva en la casa y da energía a las personas que están dentro de ella. Puedes cultivar tu propio bambú de la suerte en sencillos pasos y disfruta de sus propiedades.





























Corta un tallo de unos diez centímetros de largo con un par de hojas de una planta de bambú de la suerte.




























Prepara un sustrato poroso, mezclando la misma cantidad de turba que de arena de río. Llena una lata de conserva hasta la mitad.


Entierra el esqueje en el sustrato y mantén la humedad constante durante un mes, período que suele tardar en arraigarse.


























Añade una capa de piedras en un recipiente de cristal. Puedes utilizar un acuario o un bol de cocina.




























Una vez que el esqueje tenga raíces, retíralo lentamente de la lata y ubícalo dentro del bol. Sostenlo con piedras hasta que las raíces lo sostengan por su propio peso.






























Agrega agua hasta cubrir el colchón de piedras, unos tres centímetros de la nueva planta de bambú de la suerte.


Consejos 

BAMBÚ

  • La mejor agua para tu planta es el agua fresca de manantial, el agua de lluvia o el agua depurada. Las sustancias químicas del agua del grifo, como el cloro, pueden dañar la planta y hacer que las hojas y los tallos se pongan amarillos.
  • Los fertilizantes especialmente formulados para los bambúes de la suerte suelen encontrarse fácilmente en las tiendas en las que se venden estas plantas. Añade una gota de fertilizante al agua cuando la cambies para ayudar a que el bambú se mantenga sano y crezca en buenas condiciones.
  • Si crecen algas en el jarrón, solo es señal de que debes cambiar el agua. Las algas crecen debido a la luz solar, lo cual es natural.
Fuente: http://jardinplantas.com/












banner
Anterior
Proxima