jueves, 10 de noviembre de 2016

Aspectos a tener en cuenta para el cultivo de los Anturios o Calas

Aspectos importantes a tener en cuenta para mantener saludables y florecidos los anturios


Cómo cuidar los Anturios o Calas, género Anthurium

Los Anturios son plantas muy populares en los jardines del mundo por la belleza y variedades de colores que podemos encontrar en su floración. Existen más de 700 especies del género Anthurium y muchas de ellas, son muy cultivadas como plantas ornamentales. Cada especie posee características y diferencias en la forma de sus hojas, tamaño, tipo de conducta (pueden ser rastreras o trepadoras), morfología del tallo, longevidad, color de las inflorescencias y otras muchas más que las diferencian de otras, pero todas necesitan requerimientos similares para su crecimiento y floración.

Aspectos a tener en cuenta para el cultivo de los Anturios o Calas

Iluminación:Necesitan crecer en lugares muy iluminados pero nunca a pleno sol. El sol provocará quemaduras graves en las hojas. Crecen mejor bajo la luz filtrada de árboles o mallas.

Temperatura ambiente: Climas con altas temperaturas durante todo el año. Temperaturas inferiores a los 10⁰C son mortales para estas plantas. Las temperaturas ideales para su crecimiento  se encuentran entre los 20-28⁰C. Las temperaturas más altas de 28⁰C deben venir acompañadas de altos niveles de humedad ambiental.

Frecuencia de riego: Riego frecuente en dependencia de la temperatura ambiental. Regar de 2-3 veces por semana durante el verano y reducir drásticamente el riego a una vez por semana, en los meses más fríos del invierno. El riego debe ser profundo pero evitando el encharcamiento y pulverizar sus hojas y raíces aéreas con agua tibia cada dos días.

Sustrato: Necesita sustrato rico en materia orgánica y muy permeable. El drenaje debe ser perfecto para evitar el encharcamiento y futura aparición de hongos. La tierra la podemos mezclar con humus de lombriz, trozos de barro y carbón vegetal.

Ventilación: Las corrientes de aire son uno de los enemigos naturales que más pueden dañar a los anturios. Las corrientes de aire frías pueden provocar la caída de las hojas con rapidez y en casos más graves, la muerte de la planta. Se recomienda ubicar a los anturios en sitios donde el aire se mantenga quieto. 

Humedad relativa: Requieren sitios con humedad ambiental superior al 70% para su buen desarrollo. En países donde la humedad ambiental se mantenga muy baja, se deben pulverizar estas plantas a diario con agua tibia (nunca fría). Otro método para evitar las pulverizaciones constantes, consiste en ubicar la maceta que contenga el anturio, sobre platos con agua y piedras de río (las piedras aumentarán la humedad ambiental con la ayuda del agua del plato); la maceta debe ubicarse sobre las piedras pero nunca estar sumergida.

¿Cuándo abonar?: Abonar los anturios cada 15 días con humus de lombriz o fertilizantes líquidos específicos para plantas con flores. La época ideal para el abono se encuentra durante los meses más cálidos del año.

¿Cómo los hacemos florecer?: Para que nuestros anturios florezcan deben tener primero que todo, un tamaño adecuado. Los aspectos más importantes que influyen en la floración de estas plantas son la humedad y la temperatura. Debemos mantener a nuestros anturios en lugares con temperaturas y humedad constantes; 20-29⁰C de temperaturas y humedad relativa siempre entre el 70-80%. Estos aspectos pueden provocar que la planta florezca durante todo el año.

Plagas y enfermedades: Las patologías más comunes aparecen por malos manejos del cultivo y condiciones climáticas desfavorables.

La caída o sequedad de las hojas pueden asociarse a corrientes de aire, bajas temperaturas, excesos o escasez de agua. Remedio: Conocer exactamente que está provocando esta patología; regar menos o más frecuente o ubicar la planta lejos de corrientes de aire y en lugares más cálidos.

Las plagas más comunes son las cochinillas, hongos por exceso de humedad, áfidos (pulgones), ácaros (araña roja), homópteros (mosca blanca) e infecciones bacterianas. Remedio: Todas las plagas deben ser eliminadas de forma manual si las poblaciones son pequeñas o con insecticidas específicos. Las patologías provocadas por bacterias (manchas pardas o hojas deformadas) deben eliminarse de la planta cortando el área dañada; no hay cura.

Reproducción: Su multiplicación es bastante sencilla; solo debemos cortar las plantas hijas que surgen de sus raíces y sembrarlas en el lugar deseado. La multiplicación por semillas es muy complicada.

Fuente de información: https://naturalezatropical.blogspot.com/

Resultado de imagen


banner
Anterior
Proxima