miércoles, 13 de agosto de 2014

Las mejores chocolaterías para pasar este invierno en Buenos Aires


 
La serotonina, uno de los componentes del chocolate, mejora el estado anímico. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro

Afrodisíaco, antidepresivo, antioxidante, reductor de la presión arterial y estimulante. Son sólo algunas de las propiedades que estudios científicos le atribuyen al chocolate. Un alimento considerado de culto en nuestro tiempo, aunque una leyenda ya da cuenta de su existencia alrededor de 1600.
"Chocolate negro arriba del 70% de cacao y hasta 45 gramos diarios es un alimento extremadamente saludable", dice Edgar Rubinetti, cardiólogo e internista del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento.
Un dato para tener en cuenta es que, el horario ideal para la ingesta es entre las 20 y las 21. Rubineti explica que, los neurotransmisores a través de la serotonina, uno de los componentes del chocolate, podrían generar un sueño más placentero.
El chocolate se fabrica a partir de las semillas que se encuentran en el interior del fruto de un árbol, "el cacao o árbol de los dioses aztecas", así lo llamó Linneo cuando clasificó la planta como Theobroma Cacao (Theo=dios: broma= alimento), "el alimento de los dioses".
Este árbol crece en climas tropicales y se cultiva en: México, Venezuela, islas Comores, Colombia, Madagascar, República Dominicana, Ecuador, Brasil, Ghana, Costa de Marfil, Indonesia y Malasia. Los primeros frutos se obtienen a los cinco años pero su óptima producción se alcanza a los diez.
Si bien hay estrictas condiciones para su cultivo, [cada vez son más los chocolatier que compran plantaciones de cacao para garantizarse la calidad del grano], no las hay para el consumo de este exquisito alimento valorado en todo el mundo. "Salí a comprar el almuerzo y volví con una cajita de bombones", cuenta, una oficinista en la puerta de una chocolatería del microcentro. Otra clienta relata a LA NACION una anécdota de años atrás sobre su adicción: "Me traje chocolate del viaje de egresados y no lo quería compartir con nadie pero mi perra encontró el escondite y se devoró la caja íntegra en un rato de soledad".
Hay dos tipos de cacao, el criollo que se cultiva en América central y algunas partes de Asia cuyo fruto es rojo o verde y está destinado a la chocolatería de lujo. Y la otra versión es el forastero que crece en Brasil, Costa de Marfil, Ghana, Ecuador, Colombia Venezuela y Malasia, cuya semilla es violeta con sabor amargo.
Fuente: la nacion.
banner
Anterior
Proxima