miércoles, 13 de agosto de 2014

Flores y consternación ante la casa de Robin Williams

imageRotate
EL UNIVERSAL
miércoles 13 de agosto de 2014  12:58 PM
Fue Williams es una de la decenas de fans que, con un ramo de flores y su foto favorita de Robin Williams, se ha acercado a la casa del actor en el pueblo de Tiburon, en la costa oeste de Estados Unidos.

"Es hora de que el mundo reconozca el dolor de las personas que sufren depresión", dice esta californiana de 52 años. "La vida de Robin parecía tan perfecta, pero debió de sufrir muchísimo". Y es que el hombre que hizo reír a millones de personas con películas como Papa por siempre Buenos días, Vietnam se quitó la vida el lunes en su casa junto a la bahía de San Francisco.



"Fue como cuando murió Michael Jackson", dice Henry Silva, de 66 años, que hizo un viaje de dos horas junto a su mujer para depositar unas flores ante la casa de Williams. "Siempre resultaba tan divertido", añade al borde de las lágrimas.

Dana Garrik, una agente inmobiliaria de la vecina localidad de Belveder, cuenta que quedó "en shock" por la noticia: conocía personalmente al actor y sus hijos fueron a la misma escuela.

"Había tanta gente que le quería, y sin embargo no logró encontrar otra salida", lamenta. Y espera que al menos su muerte saque a relucir el problema de las depresiones, "al igual que se habla del cáncer o las enfermedades del corazón".

También algunos famosos abordaron el tema de las depresiones tras conocer la triste noticia. "Quizá esta tragedia arroje luz sobre la gravedad de las depresiones", escribió Lady Gaga en su Twitter. Y llamó a sus fans a contactar con la fundación Born This Way si están luchando con éste u otros problemas como enfermedades mentales o adicciones.

La policía de San Rafael contó el martes ante cientos de reporteros de todo el mundo cómo fue la tragedia que sucedió la víspera tras los muros rosados de la casa de Williams. Para muchos fans, con demasiado detalle: la policía debería dejarlo descansar en paz en lugar de violar su esfera privada, criticaron en las redes sociales.

Al parecer, Williams se quitó la vida en la madrugada del lunes. Según los investigadores, su mujer lo vio por última vez el domingo por la noche, antes de irse a dormir a otra habitación. Cuando a la mañana siguiente salió de casa, pensaba que el actor seguía durmiendo. Un asistente lo encontró muerto a mediodía y llamó a la policía.

Además de Tiburon, los fans de Williams también siguen acercándose desde el martes al parque de Boston donde rodó algunas de las escenas de "Good Will Hunting", el drama por el que se llevó su único Oscar. Algunos le dedicaron unas palabras de despedida escritas con tiza en el suelo.

La estrella de Williams en el Paseo de la Fama de Hollywood se ha llenado de flores, fotografías y cartas para el actor. Y el club The Laugh Factory de Los Ángeles, donde Williams arrancó tantas sonrisas, le rindió tributo con un cartel luminoso en el que se lee: "Descansa en paz. Haz reír a Dios".

Muchos fans de todo el mundo quisieron homenajear al astro de Hollywood haciéndose fotos subidos en pupitres, en referencia a la famosa escena de La sociedad de los poetas muertos. "¡Oh, capitán, mi capitán!", fue uno de los epitafios más repetidos.

En San Francisco, escenario de Papá por siempre, los fans peregrinaron hasta la casa donde se rodaron las divertidas escenas de Williams disfrazado de seria empleada del hogar británica. Corazones con "We Love You", flores y recuerdos cubren los muchos escalones de la entrada.

Marion Blumberg, una antigua vecina de Williams, sigue conmocionada el colorido e improvisado homenaje. "Es una pérdida increíble", lamenta esta mujer de 64 años. Y conmovedoras fueron también las palabras con las que se despidió en Twitter la hija del actor, Zelda Williams: "Te quiero. Te echo de menos. Voy a intentar mirar hacia arriba".
banner
Anterior
Proxima